PRÁCTICAS DE AVANZADO EN RIVEMAR, LA AZOHÍA.

Para empezar os pongo en antecedentes, uno de los instructores del club, vino de La Azohía de hacer un curso de buceo DIR (el lado oscuro) y vino de lo más revolucionado además de preocupado. Se nos plantó en pleno curso de Avanzado con la idea de que teníamos que bajar a La Azohía a iluminarnos con las enseñanzas que el centro de buceo RIVEMAR imparte, ya no en el tema DIR, sino lo que ellos enseñan en sus OWD tanto de PADI como de UTD (el lado oscuro).

Así que todos los Avanzadillos, unos más ilusionados que otros, bajamos a La Azohía con mucha expectación de aprender ese aleteo mágico ¡¡para delante y para atrás!!!!, a mantener la flotabilidad como Neptuno y Poseidon mandan, y a adquirir conceptos extras de seguridad que nunca vienen mal.

Tras 9 largas horas de viaje fuimos llegando y al día siguiente nos presentamos en Rivemar. Tras las presentaciones, SERGI (el amo de la barraca) nos contó en que iban a consistir las dos primeras inmersiones: la primera nos enseñaría a mantener la flotabilidad con nuestros pulmones, nada de hinchar chaleco y vaciar chaleco y a aletear con su sistema, que a groso modo consiste en aletear sin cargarnos el ecosistema y no quitarle la máscara a nuestros compañeros a base de aletazos en la cabeza. ¿Quien no se ha encontrado en la situación de acercarse 14 personas en tropel a ver a un pequeño e inocente nudibranquio y terminar la odisea en un fangal, el nudi partido en 7 trozos, la roca pelada de vegetación y encima de regalo te llevas 3 aletazos en la jeta? Pues el objetivo es aprender a aletear de forma que nuestra posición y aleteo nos permita acercarnos y alejarnos del pequeño nudibranquio sin que el pobre se entere que hemos pasado a su lado.

CHARLA PREVIA
CHARLA PREVIA

Lo cierto es que la imagen era un poco de circo ambulante, lo de moverse para delante mal, pero lo de moverse para atrás se podría calificar de frustrante. Pero no os vayáis a pensar mal, que hubo más de una felicitación, siempre tiene que haber algunos listillos y listillas, aunque tendrán que demostrar que no fue pura potra. A mi personalmente cuando subimos al barco me dolía todo de intentar mantener la postura, la flotabilidad y de hacerme un nudo con las piernas intentando aletear tal y como nos indicaban.
NAVEGANDO AL DESTINO
NAVEGANDO AL DESTINO

Pero esto no había hecho más que empezar, y había que tirarse otra vez al agua para hacer la práctica de orientación y seguir practicando el “tirado de la boya”. ¡¡qué lastima!! parece que a la mayoría se nos olvidó que una hora antes nos habían enseñado a aletear. Lo cierto es que cansa un rato ( al no saber) y eso sumado al esfuerzo de intentar no perderse pues …..

Las caras lo decían todo, cansados y con la sensación de ser un poco patos.

Por la tarde tuvimos el privilegio de asistir a una charla impartida por Sergi, en la que nos explicó de dónde surge toda esta filosofía de buceo que ellos practican y que no debería limitarse al buceo técnico sino también al buceo recreativo. Para mi ha sido una gozada oírle hablar, es un gran comunicador que vive el buceo y eso se nota en la forma de transmitir los conocimientos. Otra cosa es la conclusión a la que en un principio llegamos todos: “todo lo que nos han enseñado hasta ahora no vale y éramos felices antes de conocer a Sergi”. Pero no, hay que analizar la información y darse cuenta que los conceptos son los mismos, que lo que nos han enseñado no está mal, pero que podemos mejorar nuestra seguridad aplicando unas pequeñas rutinas tanto de planificación en las inmersiones y en la configuración de nuestro equipo.

Los corrillos después de la charla fueron muchos e íbamos comentando nuestras opiniones, pero había que equiparse para la nocturna …

Por mi parte termino aquí la crónica ya que debido a cierto problemilla tuve que colgar las aletas para el resto del fin de semana.
GEORGITIS
ALGUNOS MIEMBROS DEL CLUB CON ANDREW GEORGITSIS A LA DERECHA LA AUTORA DE LA CRÓNICA.

Volver